Raquel Mayordomo Acevedo Mujeres que inspiran

Raquel, a nosotras nos inspiras, ¿quieres presentarte?:

Soy Raquel Mayordomo Acevedo, Profesora Titular de Universidad en la Universidad de Extremadura (UEx), imparto clases en el Centro Universitario de Plasencia (CUP) por el Dpto. de Anatomía, Biología Celular y Zoología (UEX). Grado en Podología desde el año 1999. Llevo más de 22 años trabajando como docente universitaria, en los cuales he obtenido dos evaluaciones de excelencia docente y he realizado también labores de gestión y organización como Subdirectora del Centro Universitario de Plasencia entre los años 2008 y 2012 y actualmente (2021 en adelante) como Responsable del Sistema de Aseguramiento de la Calidad del CUP. Formé parte de la comisión encargada de la elaboración y aprobación del segundo plan de igualdad de la UEx desde 2011 a 2018, en clara intención de defender lo mejor para todos y todas sin excepción.

Estudié en la UEx y entré en el Sistema de Ciencia y Tecnología siendo becaria de investigación predoctoral en enero de 1993. Trabajé también como ayudante de laboratorio en la Finca de La Orden perteneciente a la Junta de Extremadura, por unos meses, desde que terminé la tesis doctoral en febrero de 1997 hasta incorporarme como becaria posdoctoral en el Centro Biomédico de Uppsala, Suecia, en ese mismo año y hasta mi incorporación a la UEx en 1999. Una vez incorporada como profesora asociada a la UEx en el año 1999, también he colaborado estrechamente con el Laboratorio 3D: Desarrollo, Diferenciación y Degeneración, que es un grupo de investigación del Centro de Investigaciones Biológicas del CSIC de Madrid dirigido por Enrique de la Rosa y Flora de Pablo. Finalmente conseguí mi plaza por oposición también en la UEx en el año 2011. Tengo reconocidos tres sexenios de investigación y uno de transferencia. He dirigido 3 tesis doctorales y tengo otras dos en fase de lectura y otras dos más en marcha. He participado en proyectos de investigación internacionales, nacionales y regionales y he publicado mi trabajo en revistas de impacto (más de 35 publicaciones y más de la mitad en primer y segundo cuartil) y cuento además con dos manuales: uno docente y otro de laboratorio y algunos capítulos de libro en un atlas de Cirugía ungueal. He realizado dos convenios con empresas para la transferencia del conocimiento. Tengo una patente y 3 registros industriales. Codirijo el único especialista en Patología Ungueal en España hasta el momento, con 7 ediciones ya realizadas. Desde el año 2009, además de realizar mis labores docentes, dirijo un grupo de investigación (DEDAP, CTS020) catalogado oficialmente en la Junta de Extremadura. Estoy involucrada en labores de difusión científica desde que la UEx participa en programas como la Noche de los Investigadores y el Desayuna con la Ciencia, además de la Semana de la Ciencia. Soy docente e investigadora, una mujer de ciencia. Encantada de poder compartir un ratito con vosotras.

¿A qué querías dedicarte?, ¿Por qué elegiste tu profesión?:

Recuerdo desde muy pequeña tener una gran curiosidad por todo lo que me rodeaba y jugar a hacer experimentos inocentes en el cuarto de baño, mientras mi hermana jugaba con las muñecas. No recuerdo haber querido hacer otra cosa que investigar en la vida y en mi casa nunca encontré ningún obstáculo alguno para ello, al contrario, mis padres siempre nos animaron a mi hermana y a mí a estudiar y a hacer lo que por vocación nos gustaba más.

Unas navidades, recibí el libro que me inspiró: la biografía de Marie Curie para niños (y niñas, pero el titulo decía niños). Admiraba a esa mujer que dedicó su vida a la ciencia y, aunque la química y la física no eran lo mío, sí que esa dedicación a la investigación me inspiró.

No me imaginaba que pudiera llegar a ser profesora de Universidad, pero sí soñé con investigar y ser científica. Mis padres me reforzaron en la posibilidad de que lo fuera y eso creo que fue determinante para mí.

Háblanos de tus logros y de las dificultades que has encontrado en tu carrera profesional:

Elegí la Biología como base para mi dedicación científica, el desarrollo embrionario del sistema auditivo fue la base de mi tesis y describí la formación de la vesícula ótica como precursor del oído interno en vertebrados. El desarrollo de la retina fue mi tema de estancia postdoctoral y descubrí el patrón de muerte de las células del epitelio neural en las primeras fases del desarrollo de este órgano. Llegué a alcanzar un profundo conocimiento de las técnicas de biología celular y molecular que me permitieron publicar mis resultados en revistas de primera línea en mi área. Sobreviví a base de becas (predoctoral y postdoctoral) y conseguí finalmente mi plaza de titular en la Universidad en el 1999. A partir de ese momento me adentré en la docencia universitaria, que me costó mucho pero me gustó mucho también, y aunque frenó mi trayectoria en investigación me permitió conocer otra vocación que no conocía, la docencia.

La ciencia básica me permitió iniciar mi carrera investigadora, pero seguir con mi línea inicial de investigación no era fácil pues la financiación escaseaba y requería muchas horas de trabajo y dedicación. Además esa etapa coincidió con la llegada a mi vida de mis dos hijos a los que adoro. Convertirme en madre no me permitió dedicar todo el tiempo a investigar. Fue un punto de inflexión y la vida se me complicó ahí, pero supe enfocar mis ganas de investigar en temas de anatomía del pie, pues mi docencia estaba en el grado de Podología. Comencé a dirigir tesis doctorales en ese campo y llegaron de nuevo los trabajos de investigación. Reconozco que no fue fácil remontar y enfocar de nuevo pero afortunadamente a día de hoy el grupo de investigación que dirijo tiene vida propia y una actividad fluida, con muy buenos trabajos publicados e incluso una patente aprobada. Ser generoso en ciencia es lo que me ha permitido conseguir casi todos mis logros. Las colaboraciones y el no negar una posibilidad si ello era posible hizo crecer mi grupo de investigación. Formé y formo mujeres y hombres comprometidos con la ciencia, en igualdad de oportunidades.

La colaboración con empresas extremeñas también ha supuesto un desarrollo más, que nos ha permitido generar modelos de entrenamiento anatómico y clínico y que nos ha brindado la oportunidad de desarrollar y transferir nuestros conocimientos en ciencias de la salud al tejido empresarial de nuestra región, lo que supone una fuente de financiación interesante dada la dificultad de financiación que aún tenemos.

¿Qué consejos y sugerencias podrías hacernos?:

Creo firmemente que la mujer extremeña tiene un gran potencial en todo aquello que se proponga. Tenemos que visibilizar lo realizado (que aún siendo mucho, podría ser más), para que sirva de inspiración a las nuevas generaciones de mujeres. Hacer visible la posibilidad de compaginar vida y trabajo sin que nadie se sienta culpable. La ciencia es infinita y cualquiera que quiera acercarse a ella con dedicación y mucha voluntad podrá disfrutar de ello, siendo honestas con nosotras mismas y con las demás. Creemos redes de apoyo, para que ser científica en cualquier área sea una opción real que no nos haga renunciar a nada, como ha sido para los hombres toda la vida. En ese momento podremos sentir una igualdad real y no solo formal.

 

Juana Labrador Moreno

Juana Labrador Mujeres que inspiran

Juana, a nosotras nos inspiras, ¿quieres presentarte?:

Es complicado eso de presentarse, en mi caso podría decir que en el aspecto profesional mi pasión por la Biología y mi empeño por la integración de esta ciencia con la práctica agronómica, me ha llevado a profundizar en la Agroecología y en la Ecofisiología aplicada al espacio agrosistémico y tengo la suerte en este momento de impartir docencia de Agroecología y Fisiología  Vegetal la Escuela de Ingenierías Agrarias en la Universidad de Extremadura.

Pero también he disfrutado enormemente de mi etapa como becaria y después como investigadora en la Finca de la Orden (CICYTEX); de ser Presidenta del 2006 al 2012 de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, de realizar la primera Tesis en España sobre agricultura Ecológica en 1993; de ser coordinadora y autora del primer libro publicado sobre Agroecología en nuestro país con la contribución de más de 27 autores de prestigio 2001; de ser premiada por el MAPA en el 2006 por publicaciones técnicas divulgativas; de trabajar con la ciudadanía en actividades de Horticultura Terapéutica y con mis alumnos en un huerto ecológico en la Escuela y por ir terminando de haber colaborado y seguir colaborando en numerosos proyectos de investigación con compañeros y compañeras generosos y generosas con la generación de conocimiento para el bien común.

En la presentación faltaría deciros que estoy casada y tengo dos maravillosas hijas.

¿A qué querías dedicarte?, ¿Por qué elegiste tu profesión?:

Yo quería ser Bióloga, aunque la medicina siempre me atrajo, de hecho, después me he especializado en terapias sanadoras alternativas como la naturopatía, la reflexología, la terapia biomagnética y bioenergética.  Mi profesión es vocacional, tanto la biología como la docencia,… En mis tiempos, el hacer una oposición para instituto era la salida más socorrida para mi carrera, pero los «hados» no estaban por la labor de la oposición a secundaria,… así que terminé, me presenté en el Departamento de Edafología de la UEX dispuesta a hacer una Tesina y empecé a trabajar primero en la Junta de Extremadura, en la Dirección de Medio Ambiente y después de Promotora de Nuevas Tecnologías en el Instituto Nacional de Empleo, y estando allí surgió la posibilidad de una beca de investigación en Agricultura Ecológica, así que dejé mi trabajo y me embarqué en lo que sería una curva -no una línea- más o menos peligrosa dentro del mundo de la investigación, de ahí mi Tesis, durante mi trabajo en la Finca de la Orden y más tarde en mi primer contrato en la UEX, en 1998.

Háblanos de tus logros y de las dificultades que has encontrado en tu carrera profesional:

Hablaba antes de la curva en vez de la línea de trabajo… las dificultades viéndolas desde la perspectiva de los años y de la madurez se transforman y no te ves como víctima sino como co-creadora de tu realidad,… Verás, las dificultades vienen de la mano de haber escogido un tema como es la Agroecología que era desconocido para muchos, que generaba hostilidad en el ámbito de la Agronomía, que no estaba respaldado por revistas científicas de impacto, que no tenía formados grupos de investigación, ni era una línea preferente, ni para la administración a la hora de las convocatorias, ni para la docencia,… Tu pregunta a cualquier investigador/investigadora joven que entre en la UEX es si con esas bases empezaría a trabajar o si prefiere hacerlo con un tema puntero, un grupo consolidado, etc. Además, siempre he sido bastante reaccionaria, de manera que, sin quererlo, la mayor parte de las veces, tengo casi al completo mi cupo de personas que han trabajado y trabajan para frenar cualquier proceso de avance en mi carrera.   

¿Qué consejos y sugerencias podrías hacernos?:

No soy de consejos, pero vamos a ver si digo algo que os pueda valer… En primer lugar, que sintáis vuestra fuerza y eso viene de ser coherentes con los que hacéis y sentís, que luchéis por aquello que os va a permitir disfrutar de vuestro trabajo, el trabajo dignifica si es digno y eso viene de la mano del respeto -de la institución, empresa, etc. que nos contrata – de la importancia del compañerismo – todos conocemos los espacios de poder y las «puñaladas traperas»- y de la vocación. El tiempo visto desde donde yo estoy es todavía más relativo que lo que la física nos muestra. Ahora la presión sobre la juventud es enorme, debes en unos pocos años, trabajar en el extranjero, hacer tres master, hablar cuatro idiomas,… pero el sistema no cambia, no hay tiempo para el pensamiento crítico, no hay tiempo para pensar en valores, no te ofrece facilidades ni la mayoría de las veces, te va a valorar económicamente lo que has invertido,… Además, como los mayores estamos viendo, si cambia, lo hace para peor, ejemplo de ello son todas las nuevas aportaciones de la política al campo de la educación – si la formación pública no es de excelencia las oportunidades para la mayoría son escasas-. 

Me gustaría ofreceros una versión más optimista, pero esa versión la debe crear cada uno y cada una, el sistema no está para daros facilidades, pero el empeño, la coherencia, los valores en los que os mantengáis firmes, sí os dan la solidez para no estar a la deriva y para conseguir aquello que os haga más felices, que al fin y al cabo es nuestra finalidad como seres humanos.

Cristina Gallardo Mujeres que Inspiran

Cristina, a nosotras nos inspiras, ¿quieres presentarte?:

Mi nombre es Cristina Gallardo y trabajo gestionando proyectos de investigación, desarrollo tecnológico e innovación y acompañando a investigadoras e investigadores que quieren colaborar y posicionarse a nivel internacional. Mi vocación es el servicio público y estas labores las desempeño desde una fundación que comparten la Universidad de Extremadura y la Junta de Extremadura que se llama Fundecyt Parque Científico y Tecnológico de Extremadura.

¿A qué querías dedicarte?, ¿Por qué elegiste tu profesión?:

De pequeña quise ser reportera de guerra, cuando veía a los periodistas en conflictos bélicos, por ejemplo, en Los Balcanes, jugándose la vida para hacer llegar la verdad a todos los lugares del mundo. De esto sólo me quedó, al convertirme en adulta, el espíritu aventurero. No elegí mi profesión, sino que se han ido dando un cúmulo de casualidades y oportunidades que me han conducido hasta esta profesión que desempeño con tanto entusiasmo.

Estudié Ciencias Políticas y de la Administración, porque buscaba una carrera que no se estudiara en Extremadura, para tener la oportunidad de viajar y conocer otras realidades. El arraigo y compromiso me trajeron pronto de vuelta, tras finalizar estudios entre Granada y Barcelona. Profesionalmente, primero trabajé y estudié en proyectos y contenidos de lo más diversos, desde teleoperadora, donde desarrollé una vocación sindical, hasta, por ejemplo, la obtención del certificado de aptitudes pedagógicas por si me daba por la enseñanza. Accedí a un trabajo de gestión de un proyecto europeo en una asociación de integración laboral de personas con discapacidad y desde entonces, no he abandonado la esfera de los proyectos internacionales hasta hoy. Nunca me hubiera visto haciendo lo que hago, me hubiera visto en un proyecto social por definición. Sin embargo, todo lo que hacemos tiene una parte de compromiso y por esto mi trabajo lo desarrollo en enfoque de misión.

Háblanos de tus logros y de las dificultades que has encontrado en tu carrera profesional:

No lo he tenido difícil, me he encontrado en el camino con profesionales que han sabido reconocer mi trabajo y me han enseñado, acompañado y ayudado. Tengo interés por procurar ayudar también a quienes me acompañan. Esta es la principal lección, abrir los oídos a lo que tu entorno te dice y actuar en consecuencia poniendo el corazón en cada movimiento. He tenido que aprender a coordinar equipos de personas y aquí he errado en ocasiones. Mi mayores lecciones las he aprendido así, equivocándome.

¿Qué consejos y sugerencias podrías hacernos?:

El servicio es el mayor valor y es mi principal fuerza inspiradora. Todo esfuerzo encaminado a ayudar a otros siempre se verá recompensado de una u otra manera. A otras mujeres, les digo que no se exijan tanto, todas lo hacemos. No es necesario que seamos superwomen sino que seamos comprometidas y nos apoyemos unas a otras para conseguir un cambio social transformador.