Juana Labrador Mujeres que inspiran

Juana Labrador Moreno

Juana, a nosotras nos inspiras, ¿quieres presentarte?:

Es complicado eso de presentarse, en mi caso podría decir que en el aspecto profesional mi pasión por la Biología y mi empeño por la integración de esta ciencia con la práctica agronómica, me ha llevado a profundizar en la Agroecología y en la Ecofisiología aplicada al espacio agrosistémico y tengo la suerte en este momento de impartir docencia de Agroecología y Fisiología  Vegetal la Escuela de Ingenierías Agrarias en la Universidad de Extremadura.

Pero también he disfrutado enormemente de mi etapa como becaria y después como investigadora en la Finca de la Orden (CICYTEX); de ser Presidenta del 2006 al 2012 de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, de realizar la primera Tesis en España sobre agricultura Ecológica en 1993; de ser coordinadora y autora del primer libro publicado sobre Agroecología en nuestro país con la contribución de más de 27 autores de prestigio 2001; de ser premiada por el MAPA en el 2006 por publicaciones técnicas divulgativas; de trabajar con la ciudadanía en actividades de Horticultura Terapéutica y con mis alumnos en un huerto ecológico en la Escuela y por ir terminando de haber colaborado y seguir colaborando en numerosos proyectos de investigación con compañeros y compañeras generosos y generosas con la generación de conocimiento para el bien común.

En la presentación faltaría deciros que estoy casada y tengo dos maravillosas hijas.

¿A qué querías dedicarte?, ¿Por qué elegiste tu profesión?:

Yo quería ser Bióloga, aunque la medicina siempre me atrajo, de hecho, después me he especializado en terapias sanadoras alternativas como la naturopatía, la reflexología, la terapia biomagnética y bioenergética.  Mi profesión es vocacional, tanto la biología como la docencia,… En mis tiempos, el hacer una oposición para instituto era la salida más socorrida para mi carrera, pero los «hados» no estaban por la labor de la oposición a secundaria,… así que terminé, me presenté en el Departamento de Edafología de la UEX dispuesta a hacer una Tesina y empecé a trabajar primero en la Junta de Extremadura, en la Dirección de Medio Ambiente y después de Promotora de Nuevas Tecnologías en el Instituto Nacional de Empleo, y estando allí surgió la posibilidad de una beca de investigación en Agricultura Ecológica, así que dejé mi trabajo y me embarqué en lo que sería una curva -no una línea- más o menos peligrosa dentro del mundo de la investigación, de ahí mi Tesis, durante mi trabajo en la Finca de la Orden y más tarde en mi primer contrato en la UEX, en 1998.

Háblanos de tus logros y de las dificultades que has encontrado en tu carrera profesional:

Hablaba antes de la curva en vez de la línea de trabajo… las dificultades viéndolas desde la perspectiva de los años y de la madurez se transforman y no te ves como víctima sino como co-creadora de tu realidad,… Verás, las dificultades vienen de la mano de haber escogido un tema como es la Agroecología que era desconocido para muchos, que generaba hostilidad en el ámbito de la Agronomía, que no estaba respaldado por revistas científicas de impacto, que no tenía formados grupos de investigación, ni era una línea preferente, ni para la administración a la hora de las convocatorias, ni para la docencia,… Tu pregunta a cualquier investigador/investigadora joven que entre en la UEX es si con esas bases empezaría a trabajar o si prefiere hacerlo con un tema puntero, un grupo consolidado, etc. Además, siempre he sido bastante reaccionaria, de manera que, sin quererlo, la mayor parte de las veces, tengo casi al completo mi cupo de personas que han trabajado y trabajan para frenar cualquier proceso de avance en mi carrera.   

¿Qué consejos y sugerencias podrías hacernos?:

No soy de consejos, pero vamos a ver si digo algo que os pueda valer… En primer lugar, que sintáis vuestra fuerza y eso viene de ser coherentes con los que hacéis y sentís, que luchéis por aquello que os va a permitir disfrutar de vuestro trabajo, el trabajo dignifica si es digno y eso viene de la mano del respeto -de la institución, empresa, etc. que nos contrata – de la importancia del compañerismo – todos conocemos los espacios de poder y las «puñaladas traperas»- y de la vocación. El tiempo visto desde donde yo estoy es todavía más relativo que lo que la física nos muestra. Ahora la presión sobre la juventud es enorme, debes en unos pocos años, trabajar en el extranjero, hacer tres master, hablar cuatro idiomas,… pero el sistema no cambia, no hay tiempo para el pensamiento crítico, no hay tiempo para pensar en valores, no te ofrece facilidades ni la mayoría de las veces, te va a valorar económicamente lo que has invertido,… Además, como los mayores estamos viendo, si cambia, lo hace para peor, ejemplo de ello son todas las nuevas aportaciones de la política al campo de la educación – si la formación pública no es de excelencia las oportunidades para la mayoría son escasas-. 

Me gustaría ofreceros una versión más optimista, pero esa versión la debe crear cada uno y cada una, el sistema no está para daros facilidades, pero el empeño, la coherencia, los valores en los que os mantengáis firmes, sí os dan la solidez para no estar a la deriva y para conseguir aquello que os haga más felices, que al fin y al cabo es nuestra finalidad como seres humanos.